Buscar en este blog

martes, 1 de mayo de 2012

Alcalde para la eternidad


Silvia Ruiz Díaz/Martos
El patrón de Martos, San Amador, fue martirizado hace justo 1.157 años. Con el paso del tiempo, la devoción de los vecinos aumentó, hasta el punto de nombrarlo 'alcalde perpetuo de la ciudad'. Durante la novena, como manda la tradición, volvió a renovarse el voto en la parroquia que lleva su nombre.
Un día como ayer, pero hace 1.157 años, el sacerdote Amador de Tucci fue ejecutado en la ciudad de Córdoba, durante la invasión musulmana a la Península Ibérica, por defender a Jesucristo y predicar el Evangelio. El 30 de abril del año 855, el rey Mahomad ordenó, al igual que ocurrió con otros condenados, que San Amador fuera degollado y el cuerpo cayera al río Guadalquivir, para alimento de los peces y para que, así, sus vecinos y cristianos no pudieran darle sepultura. El cadáver no apareció. Sin embargo, este marteño no quedó en el olvido, sino que se convirtió en el patrón del municipio, se levantó una iglesia en su honor y numerosos establecimientos y colectivos llevan hoy su nombre.